Nuestra mente, el peor de nuestros verdugos.

Haber si se identifican conmigo, después de ser mamá realmente mis ganas de volver a trabajar han disminuido y no porque no quiera continuar mi vida, solo que ahora tengo una vida en proceso de la que no quiero perderme nada, entonces he tenido que reestructurar muchas cosas de mi vida para poder seguir haciendo... Leer más →

Anuncios

A veces también necesito RESPIRAR.

Recuerdan esa sensación de los primeros días, la preocupación constante de “Ser buena madre”, de poder suplir todas sus necesidades, sin importar nada más, sin importar que nuestro cabello pareciera esponja, o que nuestra cara de mamá panda saliera de casa sin más preocupación que llevar completa esa pañalera, repleta de lo que realmente usábamos... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: